★ Verano azuloscurocasinegro

Yo llevo el verano flipando. Nunca había visto yo un mes de agosto tan raro, raro, raro. En total habremos tenido cuatro días de calor y no fueron precisamente de esos días asfixiantes que conocemos de otros años.

Y por si fuera suficiente que no hiciera calor, en tres o cuatro ocasiones cayeron buenas trombas de agua que, al menos en Dénia, causaron inundaciones importantes en casi todo el municipio.

Muchos días me sentía, al levantarme, como en aquellos años que estaba en Suiza. Abría la ventana y podía observar como el pueblo estaba envuelto en brumo o nubes y el cielo tenía ese color azuloscurocasinegro que amenazaba con lluvia y tormenta.

Pero no me quiero quejar. Adoro la lluvia. Me encanta ver como llueve, ver como corre el agua calle abajo y observar como las gotas rebotan en los charcos y lagunas que se forman.

Debo confesar que lo echaba de menos todo esto. Pero lo que más echaba de menos era ese olor que desprende el suelo, la tierra cuando, tras mucho tiempo vuelve a llover. Ya solo por ello merece la pena que llueva.

He disfrutado mucho este verano. Pero mucho, mucho.

¿Y a ti? ¿Te gusta la lluvia?

He dicho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *