★ Operación Triunfo

Hoy toca ver Operación Triunfo. Es la final. Pienso que a estas horas ya seré el ultimo en escribir sobre esta gran acontecimiento que nos ofrece Telecinco y que hemos venido esperando desde que comenzó la emisión. Yo creo que va a ganar Soraya.

También expresar mi más profundo malestar por el comportamiento idiota que tiene la gente a la hora de votar. Idaira: Opino – siempre bajo mi humilde punto de vista particular – que canta como el culo. Pero siempre ha sido salvada por las masivas votaciones que procedían del archipiélago canario.

Operación Triunfo no debería de ser un concurso a base de simpatías. ES un concurso de CANTE. Y si alguien canta peor que los demás pues debe de marcharse.

Estoy intrigado por poder trabajar en la productora Endemol y Telecinco para ver que es lo que realmente ocurre con las votaciones que reciben.

4 thoughts on “★ Operación Triunfo

  1. Lo que yo no entiendo es que los organizadores decidan que sea el público los que tenga la última palabra y después no sean consecuentes. Si el público quiere que gane Idaira, por la razón que sea (les gusta como canta, como desafina, su simpatía o se sienten identificada con ella por cómo ha sido torturada psicológicamente por Noemí Galera, etc…), deben respetarlo. Eso es democracia: se confía que la opinión mayoritaria es la buena. Una estupidez, sí, pero así es.

    No estoy de acuerdo tampoco en que ese concurso sea un concurso de canción. En absoluto. Es simplemente una fábrica de ídolos enlatados que reporta jugosos beneficios a los organizadores. Y un ídolo es algo más que una voz; es básico también su simpatía, su atractivo físico y un montón de variables más.

    De hecho, ¿cuántos cantantes consagrados pasarían las curiosas cribas musicales de Noemí Galera? ¿No quedaría, por ejemplo, Leonard Cohen y su voz personal y desgarrada, eliminado al momento? ¿Qué importa el virtuosismo de una voz? Lo importante es transmitir emociones, y dudo mucho que haya muchos en este concurso que puedan hacerlo. Sólo son INTERPRETES, que pueden hacer versiones más o menos correctas de una canción, pero nada más… Para transmitir algo, deberían tener algo que decir y para decir algo, deberían componer sus propios temas. Así sí que el concurso tendría alguna validez.

    ¿Pero quién iba a ver un concurso así, con canciones desconocidas para el público? Al final, todo se basa en el vil metal (por no hablar de las patéticas promociones de los artistas invitados…).

    En fin, un asquito.

  2. Debo confesar que tienes razón con tu punto de vista. Una fábrica de ídolos, nada más. Los suben a la cima de la popularidad para luego, una vea finaliza el “concurso”, dejarlos por si mismos buscándose – o no – la vida.

  3. Hola Marcos. ¿No te has preguntado que pasará con esa gente después de haber pasado por algo así? Estuve pensando si realmente vale la pena esa celebridad… Me parece una pesadilla, dejar de ser un desconocido, ser reconocido en cualquier parte, perder completamente tu intimidad, ser perseguido. Yo, la verdad, no sé que pensarás tú, pero creo que es un premio demasiado reducido para contrarrestar todo lo que pierdes, ¿no?

    Saludos y felicitaciones por el blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*