★ Así vende Movistar (Parte 1ª)

Movistar

Si mal no recuerdo soy cliente de Movistar desde el año 1999 o 200 cuando me pasé de la entonces Airtel a esta operadora. Desde entonces nunca me he vuelto a separar de ellos, entre otras cosas porque para las zonas por las que me muevo son los que mejor cobertura me ofrecen.

La verdad es que en Movistar no sabrán ni quien soy porque no suelo dar mucho la lata, pero es cierto que cuando una cosa no la entiendo y no pueden o quieren explicarle me pongo bastante pesado.

Siempre he tenido teléfonos móviles sencillos que he ido obteniendo mediante el maravilloso (nótese el tono sarcástico) programa de puntos que Movistar ofrece. El importe máximo que llegue a pagar por un terminal nuevo era de 18 € y me negaba rotundamente que eso cambiara. Pero todo cambió cuando apareció el iPhone. Como normalmente no me gusta adquirir las primeras unidades de un nuevo modelo por los posible errores que traigan tuve suficiente tiempo para estudiar las ofertas que mi operadora favorita ofrecía. Tristemente no podía optar por un iPhone con mi saldo de puntos por lo que el terminal salía por un ojo de la cara y la mitad del otro.

Entonces fue cuando decidí hacer lo que todo hacían: Un amago de portabilidad. Lo cierto es que no tenía el menor interés en abandonar Movistar pero a la vista de los deplorables terminales que me ofrecían pensé que igual de esta forma conseguiría mi objeto de deseo. Me llevó una semana y un sin fin de llamadas para averiguar que no, no me iban a regalar y abaratar el teléfono de marras y me ofrecían como alternativa un Samsung Omnia por 280 € que según ellos era igualito y el precio muy reducido. Obviamente los mande a freír espárragos – y que conste que no tengo nada contra los espárragos – para seguir bicheando ilusionándome con poder encontrar alguna oferta.

Casualmente casi al instante me llega un SMS indicando que me prestan no sé cuantos miles de puntos para canjear por un iPhone 3G, el modelo que estaba de moda en ese momento. Resumiendo: Conseguí el terminal vendiendo mi alma al diablo por 24 meses de permanencia con tarifa plana de 25 € y consumo mínimo de 9 € mensuales y pagando 90 € por el teléfono.

Hoy en día casi me pongo malo pensando lo que en realidad me costó el teléfono: 90 € + (24 meses x (25€+9€)) = 906 €.

Así me vendió Movistar mi primer iPhone. En la próxima entrega os relataré la odisea de conseguir un iPhone 4 recientemente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*