★ Estoy hasta los huevos

Siento tenerlo que decir así de mal hablado. Pero realmente estoy hasta ahí. Hay varias cosas que no soporto. Entre ellas se encuentras las personas lunáticas y los egoístas. Es que me enciendo y me quemo con esta gente.

El problema en si – en esta ocasión – empieza ayer sábado, día en el que yo trabajaba hasta las once de la noche. Se suponía que un reducido grupo de personas se juntaba para ir a cenar a un chino y posteriormente visitar un cutre-bar en Dénia. Bien pues, digo yo. Como vais al chino, poco antes de terminar le podéis pedir comida para mi y de este modo yo ceno antes de salir. Porque a las once y media de la noche (hora a la que llego a casa) como que ponerte a preparar algo para cenar jode pero mucho.

Pues nada. Que a las 19.30 horas las señoritas – supuestamente – aún no sabían donde narices ir y que hacer. Mi novia tuvo que ducharse en casa de sus padres – menos mal que viven en Javea – a la espera de que las niñas decían donde ir.

Me entero a las diez de la noche de que ahora ha llamado Fulanito y que se van todos a la pizzería ‘la pava’ con él. Y yo sin cenar. Y yo sin cena.

Por lo tanto yo a partir de hoy voy a ir a mi puñetera bola y voy hacer lo que me salga de los santísimos. Porque parece mentira que la gente sea tan egoístas y veletas. Que actúan según venga el viento.

Desde luego que las amistades que tengo me están demostrando cada vez más que contar con ellas puede resultar un verdadera odisea. Somos amigos para cuando no hay que hacer favores. Luego si, no esperes su atención y apoyo cuando necesites su ayuda.

Que verdad es, que los amigos de verdad se cuentan con los dedos de una mano.

He dicho

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*