★ La avaricia rompe el saco

Esta anotación viene inspirada por la anotación que leo en la bitácora de Jávi Moya. Quiero recalcar que soy fiel seguidor de la bitácora de Javi y que no tenga nada en contra de el en absoluto.

Quizás algunos de vosotros aún recordéis esa época en la cual disponíamos de varios métodos legales para enviar SMS gratuitos a través de internet. Gratis, free, by the face, por la jeta. En tal caso seguro que recordáis también como acabó. Se fueron cerrando todos los servicios gratuitos o se convirtieron en servicios de pago. Y claro, tantos y tantos usuarios enviando mensajes a mansalva, porqué aquí en Spain somos de lo que no hay, era obvio que las cuentas no cuadrarán.

Bien pues. El pasado día 14 de Enero me entere a través de un foro, en el cual me considero asiduo, que existía una aplicación para enviar SMS gratis. Esto era un servicio que ofreció una empresa de nombre Callwave. Se podían enviar tantos mensajes como quisieras a los números que te apeteciera.

A los pocos días llegan los primeros bloqueos a los números con prefijos españoles. Al poco tiempo vuelve a empezar a funcionar correctamente pero… con un máximo de 10 mensajes enviados por día. Pero como somos demasiado gilipollas para saber apreciar las posibilidades que nos dan y las cosas gratis… resulta que han vuelto a cerrar el envió de mensajes a números con prefijo español. ¡ T O M A !

¿Qué a que Santo viene esto? te habrás preguntado. Pues viene porque el día 28 de Febrero vi en la página de Jávi Moya una anotación donde nos sorprendía a sus lectores con una aplicación gratis que nos permitía enviar SMS gratis. Esta aplicación utilizaba el servicio de Callwave. Yo pense: ¡Que caña! Ya podemos enviar mensajes. Me ahorrare algunos centimos.

Que equivocado estaba. El servicio Callwave dejó de funcionar, tal y como detalle anteriormente.

Pero lo realmente fuerte es que ayer me encuentro otra anotación donde Javi nos ofrece la misma aplicación resurgida, cual Ave Fénix (el icono no podría ser más adecuado) que nos soluciona la papeleta otra vez. Y claro… el que más y el que menos se coge la aplicación y ordeñará la vaca hasta que nos tengamos que dar, una vez más, con un canto en los dientes.

No en vano dice el dicho que la avaricia rompe el saco.

He dicho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*