★ Un típico domingo por la mañana

Es curioso ver como vamos cambiando. Ayer salí. Salí para dar una vuelta y tomar algo en compañía de amigos. Fuimos a Jávea. Llegamos a las doce de la noche, más o menos, y yo volvía a casa a las seis y cuarto de la mañana tras tomarme dos bebidas alcohólicas y una botellita de agua.
Esta mañana, tras dormir cinco horas y media, me he levantando resacoso. Me senita como si me hubiese bebido hasta el agua de los jarrones.

Recuerdo que no hace mucho tiempo, algún que otro año, cuando salíamos nos tomábamos algún que otro ‘cubata’ más y cuando nos levantábamos al día siguiente estábamos frescos como rosas.

A parte de resacoso me he levantado afónico. Y es que es una triste guasa que cada vez que salimos tengamos que estar dirigiéndonos mutuamente a gritos porque ponen la música – así lo llaman – a toda mecha, apta para que te reviente el tímpano y te quedes para vender cupones (con todos mis respetos).

He dicho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*