★ Seguridad absoluta

Eso es lo que deben pensar en Renault sobre sus coches. El fabricante francés ha realizado esta campaña publicitaria informando de que los ocho modelos que componen su gama turismos han obtenido las cinco estrellas en las pruebas Euro NCAP de seguridad.

Una vez más el fabricante galo nos sorprende con una campaña sencilla y eficaz. Eso sí. A mi me ha dolido ver tantos coches destrozados.He dicho.Via: ChiquiAds

★ ¿Cómo es tu mundo perfecto?

Eso es lo que nos preguntan los señores de Absolut a través de su nueva campaña llevada a cabo por OMD.

Recibí el pack promocional de la campaña en dos etapas. En la primera se trataba de una serie de postales anónimas y la segunda un kit de superviviencia con tres botellitas de vodka y unas tarjetas con las instrucciones de elaboración de cócteles con las mismas. En algún momento los probaré.

A parte de este pack promocional han lanzado una página web, muy al estilo Web 2.0 que tanto está de moda, en la cual deberiamos de dejar nuestra visión particular de nuestro mundo incluyendo el producto Absolut como parte de él. El diseño, la presentación en general, esta muy lograda y hay participaciones de candidatos que deberían ser merecdores de premios. Mi contribución ha sido esta:

ABSOLUT IN HEAVEN

Los responsables de la página aún no han dado el visto bueno y lamentablemente no puedo dejaros el enlace a la página en cuestión. En cuanto esté disponible os la pongo aquí. Ya ha sido aprobado mi visión. Puedes verla aquí y también puedes dejar tu comentario.

Absolut se puede considerar una de las empresas que más dinero invierto en sus campañas publicitarias. El resultado es una colección de carteles y vídeo sin parangón. Únicos e irrepetibles. Siempre han llamado la atención por la peculiar forma de publicitar sus productos. Extraños, lejanos, bizarros, actuales, sinceros e impactantes. Algunos tan impactantes que podríamos calificarles como producciones cinematográficas.

Si te interesa el tema puedes visitar AbsolutAD donde descubrirás muchos de los carteles de las campañas realizadas por Absolut.No quiero terminar esta entrada sin dejar constancia que me siento engañado con el producto Absolut Raspberry desde el día que salió. Yo, en Suiza, bebía de vez en cuando vodka rojo. Con esto lo que quiero decir es que el liquido era rojo. Al venir a España no pude seguir esta buena costumbre porque el producto como tal no se comercializaba. Encontré uno de color rojo que sabía a rayos. Pero llegó el día que descubrí esto:

Absolut Rasperry

La sorpresa vino cuando, al pedir uno con Ginger Ale en un bar, me abrieron la botella y el liquido que apareció era blanco corriente y moliente. Esta claro que fui victima de una buena campaña de comercialización. Decepcionante. A parte de que oler huele bien. Pero el sabor… sin comentario.

He dicho.

★ También lo bueno se acaba

O al menos eso suelen decir. Porque si llego a saber como iban a transcurrir nuestras vacaciones… casi, casi hubiese preferido quedarme en casa.

El miércoles, día 3 de octubre, iniciamos nuestro viaje desplazándonos en mi coche hasta Tordesillas, donde pernoctamos en el Parador de Turismo. Todo fue de maravilla.
Al día siguiente volvimos a coger el coche y emprendimos la segunda etapa del viaje que nos llevaría hasta Ribadeo, provincia de Lugo, donde visitaríamos a familia de María. Lamentablemente, y justo al pasar Avilés, mi fabuloso coche nos volvió a dejar tirados sin liquido refrigerante. A poco más de 80 kilometros de nuestro destino nos vimos obligados a llamar al seguro y solicitar una grúa que finalmente nos llevo a nosotros y al coche de vuelta a Avilés.
Como era la hora de comer y el taller estaba cerrado – puta casualidad por cierto – tuvimos que irnos a comer y regresar más tarde para que nos dieran el diagnostico del coche.

Parece ser que un manguito tenia una pequeña perforación que, con el calor del motor, se había dilatado y por la cual se había perdido todo el liquido. La pieza a cambiar no estaba disponible en stock por lo que tenían que pedirla y no llegaría hasta pasados dos días. Ante esta situación llamé al seguro para solicitar un medio de transporte – concretamente un taxi – que nos llevara hasta nuestra meta del viaje. A los dos días volvimos a recoger el coche, supuestamente reparado, y volvimos a Ribadeo.

Una vez llegamos observe que el coche seguia perdiendo liquido pero por otro sitio. Viendo el tema que nos rondaba decidí cancelar la reserva en el Parador de Gredos y quedarnos unos días más en Ribadeo con la familia.

El lunes día 8 cogimos el coche y nos fuimos a Tordesillas de nuevo. Al día siguiente, y aprovechando que tengo amistades con taller en ese pueblo, cogimos liquido refrigerante y volvimos a llenar el deposito ya que le faltaba algo.

Ahora que estamos en casa… el coche sigue perdiendo liquido por alguna parte diferente al manguito de marras. Lo curioso es que no deja manchas en el suelo. Creo que tocará llevar el coche al taller y estar sin el varios días.

Vuelo a repetir: Opel es una puta mierda.

He dicho.

Las pocas fotos que hemos hecho las puede ver aquí.

P.D. Por cierto! Sigo esperando respuesta del fantástico servicio de atención al cliente de Opel.

★ Cerrado por vacaciones

Cerrado por vacaciones

Queridos lectores,

Como cada año, y como a la mayoría de la gente, también a mi me ha llegado la hora de tomarme mi merecido descanso. Con gusto os comunico que a partir de mañana, y durante unos 15 días aproximadamente, esta bitácora no tendrá ningún tipo de actualizaciones ya que me encontraré de ruta por la península ibérica.

Por si os interesa, la ruta nos llevará (a María y a mí) desde Dénia a Tordesillas, donde pasaremos la noche, y posteriormente a Ribadeo (Lugo). Pasados unos días seguiremos nuestro camino hacía la sierra de Gredos donde también sabremos disfrutar del monte. Lamentablemente desde ahí deberemos volver a casa para seguir con nuestros quehaceres diarios.

Deseo que paséis unas semanas llenas de felicidad.

Hasta pronto.

He dicho.

★ Tienes que cabrearte menos

El otro día recibí un mensaje de mi amigo Moisés. Me alegre mucho de recibir noticias suyas. Moisés fue, durante un tiempo, mi jefe. De jefe se convirtió en amigo. Y la verdad es que, aunque no le llamo nunca, me acuerdo de él, de su mujer y de sus retoños, muy a menudo.
En el mensaje, Moisés me recuerda la recomendación que siempre me daba: Tienes que cabrearte menos.

No soy de los que suele dedicar entradas a lectores y amigos. Pero hoy toca hacer una excepción. Esta anotación va por todos vosotros. Pero en especial por Moisés. Más que nada para que observes que no va en cabrearse. Creo que estamos muy por encima del cabreo. Pero si pretendo que observes hasta donde llega la incompetencia y la poca profesionalidad de algunas personas. De hecho yo no me he cabreado con el asunto. Eso sí, me han entrado unas ganas enormes de vomitar.

Vamos al tema. Tengo una amigo, muy intima, que trabaja. En una empresa. La empresa en cuestión – el nombre no viene al caso – tiene, a parte de una plantilla, un director que, se supone, debería de gestionar y supervisar a su equipo y conocer los pormenores del trabajo.

Esta amiga, como todos los empleados, tiene derecho a vacaciones. Un mes al año en total, más los abonables. Mi amiga y todos sus compañeros, jefes de departamento incluidos, el año pasado por estas fechas tuvieron que facilitar cuando querían disfrutar de sus vacaciones para que, una vez supervisadas por el señor director y el comité de empresas, estos las autorizaran y firmaran.

HomerEl inconveniente, llámalo cabreo si quieres, viene cuando mi querida amiga recuerda a su jefe de que se va de vacaciones las dos primeras semanas de octubre. Su jefe no tiene ni puñetera idea de esas vacaciones y plantea la posibilidad de aplazarlas para la segunda quincena de octubre, todo esto de unas formas que su padre, o madre, le hubiesen pegado a él un hostia a la primera de cambio.

Llegado ese momento yo me pongo a reflexionar:
¿Esta el empleado obligado a recordar a sus superiores sobre el comienzo de las vacaciones?
¿Debe tolerar un empleado semejante comportamiento por parte de sus superiores?
Entiendo que un superior debe tener un control total y absoluto sobre su plantilla. Especialmente cuando el equipo no supera ni las 60 personas. Es tan sencillo como coger el papel de marras a principio de mes y observar a quienes les tocan vacaciones al mes siguiente.
Esta claro que su desconocimiento se debe a una falta de interés por su parte, o a un exceso de incompetencia y a una falta de profesionalidad de siete pares de narices.

Pero lo que realmente me preocupa más es un pequeño, pero no por ello menos importante, detalle: Como puede ese superior pretender que sus empleados le tengan un respeto si él mismo se comporta como – ojo al dato, no digo que lo sea – un completo cernícalo?

¿Sería o no esto motivo para cantarle las cuarenta a una persona? ¿Te parece correcto ese comportamiento bajuno y déspota?

He dicho.