Quemando 7,83 Millones de Euros

Dice El País que este año las 760 Fallas de Valencia y alrededores han costado 7,83 Millones de Euros. Aunque el importe final me abruma de sobremanera debo confesar que las cifras me asombran un poco. Me explico:
7,83 Millones de Euros para 760 Fallas dan 10302 Euros y pico por Falla. Este importe me resulta casi insignificante teniendo en cuenta lo que cuestan la mayoría de las Fallas. No me extrañaría que hubiese un error tipográfico en estos números. Pero bueno… como no soy fallero y tampoco me intereso mucho por el tema voy a dejarlo estar.

Lo que si me interesa mucho es el dinero que se ha quemado. 7.830.000 Euros es un importe muy elevado. A todo esto hay que sumar todo lo que se ha gastado adicionalmente en petardos y fuegos artificiales. No se que gastos más puede ocasionar una falla a sus integrantes. Pero no debemos olvidarnos lo que pagamos todos, aficionados y no aficionados a las fallas, cuando la policía, los bomberos (incluyamos el consumo de agua también) y las ambulancias tienen que estar trabajando. Al fin y al cabo lo pagamos mediante nuestros impuestos. Estoy seguro de que las cuantías a abonarles a estos servios también son considerables.

Entiendo que los falleros y falleras lloren cuando se queman los monumentos coloridos. A mí también me da mucha pena ver como el trabajo, y el dinero por supuesto, de todo un año se va a tomar viento, y nunca mejor dicho. Vemos reducido nuestros esfuerzos y ahorros a un montón de pavesa tirado en el suelo.

Es muy probable que mi punto de vista este basado en una educación y cultura distinta a la valenciana. Es posible también, que nunca llegue a entender esta mentalidad. Por lo tanto, y teniendo en cuenta que vivo algo retirado de la ciudad, seguiré escondiéndome en casa cuando lleguen las fiestas de los humos y los ruidos.

He dicho.

Degeneración del lenguaje

He visto en varias bitácoras que esta circulando por la blogosfera un meme sobre las palabrotas que cada cual suele utilizar. Además el otro día en casa, hablando con mis padres, surgió el tema del vocabulario que se emplea en las películas, entre otras cosas, hoy en día. Sobre eso va la anotación de hoy.

Como muchos de vosotros sabéis yo me he criado en Suiza y, aunque siempre he hablado español, el vocabulario que yo utilizaba no era precisamente amplio. Tampoco a lo que tacos y «palabrotas» se refiere. Mi madre siempre me dice que parece mentira con que rapidez he aprendido expresiones soeces. La verdad es que tampoco resulta difícil ya que las que utilizo siempre son, más o menos, las mismas.

Hoy por hoy es muy habitual que nos preguntemos donde ha ido a parar la educación de los «niños». ¿Cuantas veces no habréis visto a un niñato en moto, por ejemplo, haciendo el subnormal y si alguien le dice algo lo más bonito que te dicen es hijo de puta, cabrón y gilipollas?

¿Pero donde ha sacado la gente esa naturalidad para soltar semejantes cosas? Hay muchas fuente, por supuesto. Pero, bajo mi punto de vista, la fuente más eficaz ha sido la televisión. El mero hecho de encender el televisor, indistintamente de la hora que sea, lo más probable es que nos encontremos con programas bajo nivel cultural donde podremos observar que la forma con la que se dirigen unos a otros es muy similar a la que en el párrafo anterior he relatado.

Pero tampoco nos tenemos que olvidar de todas esas películas que podemos ver en la televisión, lo mismo publica que privada. La inmensa mayoría de ellas son verdaderas joyitas y impresionante fuentes para el lenguaje que utilizamos en el día a día. No voy a poner ejemplos porque esta pagina esta etiquetada por ICRA y se supone que no tiene contenido explicito.

Para demostrar que el lenguaje utilizado en las películas es todo una joya he decidido emprender un proyecto nuevo. Os mantendré informados… y quizás os pide vuestro apoyo.

He dicho.