55 Euros, tío. 55 Euros.

Hemos estado comprando esta mañana en un supermercado. Nos hemos dejado 55 Euros y no hemos comprado nada para cocinar. Resulta cómico ir a comprar y adquirir cositas ya hechas o semi hechas. Tampoco es que hayamos comprado comida instantánea. Hemos comprado ensalada, verdura, espárragos,bebidas, dulces, pan… pero eso: 55 Euros.

¿Que pasó?

Por fin. Desde las 16.00 horas de hoy estoy de vacaciones. No tengo ni idea de cuando me vuelvo a incorporar. Tampoco importa. Si acabo de empezar no me voy a poner a pensar sobre volver a comenzar.

Mañana me toca llevar el coche al taller para que me arreglen el daño que me provoco una obra el año pasado en noviembre. Me van a arreglar la puerta y a pintarla. A ver como queda.

Luego el día 19 nos vamos a pasar 4 días a Sevilla. Seguramente que nos lo pasaremos a lo grande. De esta forma seguro que olvidamos todos las preocupaciones.

Aprovechare las vacaciones para ir con mi novia a realizar todas estas compras que siempre vas aplazando y que nos empiezan a hacer falta en casa. Toalleros, portarrollos…

La feria de ayer

La feria gastronómica de Jávea esta bastante bien. Únicamente a efectos organizativos veo algunas irregularidades: Llegamos con una tarjeta de expositor con la cual hasta ayer podíamos entrar todos los que participábamos en la feria. Pero a la entrada un joven hombre que estaba haciendo su trabajo nos informó amablemente que solo podían entrar con tarjeta de expositor los que tuviesen la tarjeta y al mismo tiempo estuviesen anotados en una lista escrita a bolígrafo a ultima hora de la cual el disponía.

Finalmente entramos.

De la misma forma cuando íbamos a degustar las fantasías culinarias en algunos stands nos facilitaban la degustación mientras que en otros nos decían que solo nos la podían dar si teníamos pase VIP.

Bueno. No hay mal que por bien no venga. Quizás la organización (un abrazo a Joan) pueda aprender de estos pequeños inconvenientes.