Apple Center Denia, Lo Peor Que Te Puede Pasar

Decepción con mayúsculas lo vivido en Apple Center Dénia. Viven de hacer presupuestos y diagnostico. Tengo serias dudas que sepan manipular equipos Apple y mucho menos repararlos. Sin lugar a duda no recomendaría esta empresa para reparaciones ni bajo amenazas de muerte. Son lo peor que te pueden echar a la cara.

Les llevé un ordenador Apple iMac a estos señores para que lo revisaran y realizaran un diagnóstico que costaba 19,95 €. (IVA incluido). El problema consistía en la pantalla que tras un tiempo de uso empezaba a parpadear y llegaba a quedarse incluso en negro. El problema lo solucionaba temporalmente haciendo presión en una zona en concreto de la parte trasera del dispositivo para que volviera a funcionar un tiempo.

Dos puntos que me dejaron mosqueado desde un principio fueron:

  1. Al señor que me atendió (prefiero no dar nombres), ignoro si es socio, propietario o empleado, ya le llevé el equipo por el mismo problema cuando él aún trabajaba desde casa. En aquella época, ella por 2013, me clavó 30 € por un presupuesto de reparación que según este ascendía a 800 € por cambiar el panel. Eso sí, verbalmente dijo que entre 30 € y 800 € según lo que se encontrara cuando se pusiera a ello. Curiosa forma de hacer presupuestos. Pero visto lo visto se conoce que viene a ser lo habitual.
  2. Que al explicarle el procedimiento se ría en mi cara y me pregunte como sé eso.

Con todo y con eso decido dejar el equipo en manos de lo que consideraba debería ser un técnico profesional.

Tras una semana me llaman para decirme que la pantalla no va, que no les da señal. La opción comprar un panel de segunda mano (ya no se fabrica), sin ninguna garantía del tiempo que podría a funcionar bien. Recojo mi ordenador intrigado por la situación. Una vez con el equipo en casa compruebo que la pantalla esta muerta por completo. Ya ni parpadea, ni puedo presionar en la parte trasera para revivirla. No sé que pensar.

“De perdidos al río” pienso y me pongo, con mi conocimiento básico y la ayuda de algún vídeo en Youtube, a desmontar el equipo. Cual sorpresa la mía cuando al levantar el panel de la pantalla descubro que su clavija está completamente desconectada de la fuente de alimentación. Procedo a revisar todas las conexiones, conecto la que estaba suelta y compruebo que el equipo enciende, pantalla incluida y sin un parpadeo incluso tras 48 horas sin apagarla. Hasta el día de hoy no ha vuelto a fallar y funciona a la perfección. Problema arreglado con un poco de tiempo por una persona totalmente profana a los montajes de equipos Apple.

Lo que más me duele es que empresas como estas demuestren que o bien no tienen ni la más mínima idea de lo que están haciendo o lo están haciendo a cosa echa para sacar más dinero. Otro hubiera tirado el ordenador o, lo que incluso hubiera sido peor, se lo hubiera entregado a estos personajes y hasta les hubiera comprado a ellos un equipo nuevo.

También me fastidia, como no, que utilicen el nombre de una marca de primer nivel para tirarlo por el barro con su pésimo servicio de aficionados.

Está claro que es muy difícil encontrar técnicos profesionales, pero lo vivido con esta gente me parece una estafa de primer nivel.